El sábado no existe

Deriva de la frase: “las mañanas no existen”. Es lo que ocurre cuando el viernes se convierte en una noche loca, de la que no recuerdas muchos detalles. Sólo sé que fui a cenar a casa de unos amigos, bebí un poco de vino y fuinmos a una fiesta en Bagijnhof. De eso me acuerdo porque hoy he visto algunas fotos que atestiguan el evento. También recuerdo que al llegar a casa me encontré las camisetas y el libro de Stallman que encargué a la FSF. Abrí el paquete con gran alegría y después caí rendido en la cama.

Al día siguiente, no era persona. Aparte del típico dolor de cabeza, era incapaz de hacer nada. Lo peor, afuera hacía un día espléndido. ¿Por qué demonios no llueve cuando no puedo salir? Pero bueno, “no hay mal que por bien no venga”, al menos hice algo de provecho. Lavé la ropa sucia que llevaba acumulada durante toda la semana. Y por la noche, cansado de que mi estómago rechazara toda clase de alimentos y liquídos, preparé unas “galletes trempades”. Quelys, también conocidas como galletes d’Inca, mojadas con agua y rociadas con aceite de oliva. Delicious! Me recordaron mi infancia, cuando estaba enfermo y mi mamá me las preparaba con todo su cariño. Después de eso, cansado de estar en cama, miré 2/3 de la peli The Godfather, part III. Dos tercios porque, al parecer, sólo bajé dos de los 3 CDs requeridos. Esas cosas que sólo me pasan a mí, cómo lo de encargar camisetas y equivocarse de talla. Resulta que la única camiseta que tengo XL la llevaba puesta ese día.

– “¿Qué talla tengo? A ver… miremos al etiqueta… ummm… XL… ale, listos, a Enviar!”

Y luego, al abrir el paquete y encontrarme con dos camisetas de rapper

– “¿Será que los americanos tienen tallas diferentes a los europeos?”

Pues no. Resulta que todas mis camisetas y polos, excepto una (de momento), son talla L. En fin… no sé en qué estaría pensado en ese momento. Entre que me compro zapatos en los que la punta del pie gordo “toca” y camisetas en las que caben dos Xesquitus, voy arreglado… Pero bueno, todo sea por la causa. Voy a llevarlas igual, que ahora todo está de moda. 😀

FSF bestelling

A qué molan, eh? 😉

Por cierto, hoy (léase domingo) he asistido a la fiesta de cumpleaños de mi compi de piso, Arnoud. Todo lleno de holandeses, pero holandeses majos, y frikis del WoW. Una verdadera fiesta, con queso, sopita de varias clases, golosinas de Sinterklaas, más queso, té, vino, frissdrank, pan de ajo calentito, y cerveza, que no falte. Aunque yo, después de lo del viernes, me abstengo hasta nueva orden (Navidad, quiero decir). En fin, que ya me siento integrado. 🙂

Au, que és tard i demà hi ha feina. Bona nit!

Advertisements

2 Responses to El sábado no existe

  1. guillem says:

    Quina vida més dura la teva, eh? X’-D

  2. Tomeu says:

    Guapes ses camisetes. Això amb dues rentades s’ajusta que no vegis.

    I molt bona sa foto del congelador, a pesar de que trobo a faltar alguna cosa… ummmm… deixa’m pensar… seran ses faves? X-DDDDDDDDDD

    Menos mal de ses Quelys!!!!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: