Tux se va de viaje

Després de 3 mesos per aquí dalt, ja era hora de treure en Tux a passejar. Darrerament el veia una mica trist, i aprofitant que anàvem a Bèlgica a passar dos dies amb Xavi i Maria, vaig decidir endur-me’l. El viatge ha estat cansat i ha plogut quasi tot es temps, però fins i tot així hem tengut una experiència molt divertida.

En Tux s’ho ha passat pipa, i jo també. Bé, tots quatre ens ho hem passat molt bé. Potser la propera vegada convidarem un amiguet perquè li faci companyia i puguin xerrar de ses seves coses. Sa veritat és que Bèlgica ens ha trastocat una mica. Potser són les patates frites, la xocolata, el clima o tot junt. Ve’t a saber.

Hem arribat a dues conclusions:

  • La primera que Bèlgica és “lo mismo pero diferente”.
  • I la segona que dormir menys de quatre (4) hores pot provocar “serios trastornos psicológicos, como doble personalidad, ezquizofrenia o risa nerviosa incontrolable” (llegir amb veu d’Austin Powers).

Però ell mateix vos ho contarà, que li fa molta il·lusió. 😉

Disclaimer: queridos amiguitos, leer el siguiente relato con vocecita de Austin Powers es indispensable para ambientarse en la aventura, pero puede ser muuuuuy adictivo. Avisados estáis!

El viaje

Mi primer viaje ha sido muy emocionante. Xesc me ha llevado en su bolsillo todo el rato, cuidando de que la lluvia no me mojara. Y he salido en casi todas las fotos. Soy tan feliz! Eso sí, en algunas ocasiones la gente nos miraba con cara de extrañeza. Supongo que la gente no está acostumbrada a ver un pingüino paseándose por la calle, yendo en el Tram o en el bus.

Primero fuimos a Bruselas en tren. Durante el trayecto observamos el paisaje y es igual de verde y lluvioso que Holanda. Al llegar a la estación, se pusieron a organizar las visitas turísticas del día, mientras yo observaba a la gente que pasaba. En Bruselas hay dos idiomas oficiales, el francés y el neerlandés, y todos los letreros son bilingues. Mola.

Cómo estaba lloviendo, compramos un tiquet para viajar en transporte público por toda la ciudad. Hay todo tipo de transporte: 3 líneas de Metro, mogollón de Tram Premetro y Bus, Taxi… Lo probamos todo menos el Taxi, que no estaba incluido en el tiquet. Después de perder los ojos en el mapa para gente “anormalmente alta”, descubrimos el mapa para gente pequeñita y encontramos el Atomium. Primera visita. Tram 81. Parada Heisel. Let’s go!

Atomium

El edificio/monumento/escultura/loquesea es espectacular. Y gigantesco! La idea era visitarlo por dentro, pero estar esperando en la cola durante una hora y bajo la lluvia nos quitó las ganas a todos. Además, tampoco habríamos podido ver nada desde arriba con el tiempo que hacía. Mejor lo visitamos en otra ocasión.

Tux visitando el Atomium

El centro

Próxima parada: el centro. Para llegar, combinación de Tram y Bus. Sí, sí, hay Metro. Pero no somos viles roedores, y yo tengo claustrofobia en las profundidades. ¿Por qué no disfrutar del exterior? El trayecto fue una odisea, con ducha incluida. Tres españolitos en la calzada, un charco de 1 metro de profundidad, una chica despistada, y un conductor belga suicida. Una combinación explosiva. Resultado: una ola de 2 metros cubriendo a la mitad de la expedición. No. No tenemos foto. Pero se acordarán toda la vida. Suerte que yo estaba a salvo en un bolsillo. 😀

Lo que también fue una odisea fue encontrar la Grande Place o Grote Markt. Sí, está lleno de cartelitos que lo indican, pero crees que es una plaza gigante y tampoco es para tanto. Eso sí, por el camino visitamos un parque solitario, contemplamos la ciudad desde el monumento a los caídos por la SGM, felicitamos a una pareja de novios recién casados y comimos en un ¿restaurante? dónde están más preocupados por cobrar que por atender al cliente, y además confunden el vinagre con la pimienta. Lamentable.

Todo lo que rodea la Grande Place, y en especial la galería de la reina, es maravilloso. Los escaparates de las chocolatarías artesanas son sublimes. Puedes estar horas contemplando esos bombones hechos con tanto cariño. Y los juguetes. Y los cómics. Y los restaurantes tradicionales (éstos de verdad pero dónde te sablan). Todo en calles estrechas en las que se respira ese ambiente belga característico que ha cautivado a Xesc.

Tux, Maria y las chocolaterías de la Galerie de la Reine

Comisión europea

Después de visitar al “niño del pis” y cansados de dar vueltas por el centro, Maria tuvo la idea de hacer una visita rápida, y tan rápida, a la Comisión Europea.

Sólo nos faltaba coger el Metro. Bueeeeno, cómo lo díria. Los túneles olían a amoníaco que tumbaba de espaldas. Eso de que te hagan pagar para mear en todos los sitios provoca que ciertas personas utilicen el Metro de lavabo. Y nadie parece limpiarlo. Y claro, pasa lo que pasa. Suerte que el túnel no era muy largo. Eso sí, dentro de los vagones se estaba bien. Y tardan poco en llegar los trenes.

Tux delante de la Comisión Europea

Xesc me hizo una foto delante del edificio comunitario, con sus 28 banderas azules y con estrellitas amarillas. Me sentí importante. Y después dimos unas vueltas por los alrededores. Buscando gente. Pero no la encontramos. O bien nos tenían miedo, o bien tenían miedo a la lluvia. Aunque lo más probable es que estuvieran todos en el centro. Let’s return!

Camino a Brugge/Bruges

En vista de que ya habíamos visto todo lo que había que ver (valga la redundancia), y que no queríamos encontrarnos con más turistas españoles, decidimos coger el tren para Brugge antes de lo previsto.

Primera experiencia con el expendedor de billetes electrónico. Después de mover el dedo por una pantalla táctil, más inestable que otra cosa, e intentando aplicar todos los descuentos aplicables, resultó que la dichosa maquinita sólo acepta tarjetas Proton y Bancontact. Nada de Chipknip, ni PIN, ni VISA, ni historias. Muy bien! Vayamos a la taquilla de Traffic intérieur a ver si lo conseguimos.

Y lo conseguimos, pero lo que nos dieron más que un billete de tren parecía una tarjeta de embarque de avión. “Eso” no cabe en la cartera de nadie. Incluso es más grande que yo!

Ah! Y me olvidaba de los lavabos. Qué gente más cachonda! Los que guardan y te cobran me refiero. Radio encendida, botellita de vino, y “tralalala”. A vivir la vida que son dos días. Muy simpáticos. Te saludan con un “Bonjour/Goedendag” y te despiden con un “Au revoir, merci/Tot ziens, alsjeblieft” sonriendo alegres. Un poco más y montamos una fiesta! Así da gusto ir a mear. Lo que un poquito de luz en el toilet estaría bien.

Y nada, a ver que tal son los trenes belgas. ¡Qué emoción, ya llega! Confortables, como los holandeses. Pero ese cartelito de allí, el que pone 190 euros en letras rojas y grandes, ¿qué es? Nos acercamos para verlo de cerca. No. No parece publicidad. Creo que es la multa que te cobran por viajar por el morro. Ejem. Lo de NS = KANKER también lo podemos aplicar aquí: B = KANKER².

Youth hostel

Al llegar a Brugge, nuestra primera misión es encontrar el albergue que reservamos por Internet. Está en las afueras, a 15 “eternos” minutos a pie. Al llegar, no es tan malo cómo parecía, pero… ¿es en realidad un albergue juvenil? Porque la media de edad de la gente en el salón es de unos 40 años. Y eso que hay niños.

Tux descansando

Dormiremos en habitaciones separadas. Las chicas en una. Los chicos en otra. Yo duermo con los chicos. Y ahora se me plantea una duda. Se me supone macho, pero… ¿cómo se puede saber el sexo de un pingüino? Mmmm, ya lo averiguaremos. En algún momento. Mientras Maria prepara su cama, los chicos suben a su habitación, la 16 (aunque en la puerta sólo aparezca un 6). Después de hacer la cama, Xesc me deposita con cariño en la cama. Me quiere mucho y prefiere que descanse. Ya he visto bastante por hoy, y no me conviene beber cerveza por el momento, que después me desmadro y salgo en las revistas. 😉

Segundo día

Al día siguiente, todo el mundo está destrozado. No les entiendo. Hablan con un voz rara (al estilo Austin Powers) y caminan como zombies. Al parecer, la culpa es de la canadiense.

Me explico. Se ve que después de desearme las buenas noches, Xav y Xesc se cansaron de esperar a Maria y bajaron a recepción. Ni rastro. La encontraron en su habitación hablando con una chica canadiense, nacida en Portugal. Y hablaron. Y hablaron. Y dieron las diez, y las once y las doce. Y otra chica llegó. Y quería dormir pero no la dejaban. Y al fin se fueron a tomar una cerveza por el centro. Pero el centro estaba leeeejos. Y siguieron hablando y bebiendo. Y la canadiense bostezaba. Pero no quería irse. No se sabe cómo ni a qué hora, a lo mejor les cerraron el bar, consiguieron irse al albergue. Aunque sólo fuera para dormir unas horitas.

Canadiense, Xesc y Maria bebiendo cerveza (Xavi fotografiando)

Pero ya lo dice Xesc al principio, 4 horas no son suficientes. Y no se puede dormir en una habitación dónde a las 7 de la mañana todo el mundo se está levantando para ir a desayunar. Bueno, Xav sí que puede. ;-P

Por eso ayer estaban todos tan cansados. Suerte que Brugge es una ciudad pequeña y pasearse por ella da gusto. Aunque sea demasiado… eh… turística. Eso es lo malo de los sitios bonitos. Que va todo el mundo y entonces no es tan bonito. Y estás tu dando de comer a los patitos y la gente va y te pasa por en medio, ahuyentando a los pequeñines. ¡Qué poco respeto! Pero no son todos iguales, también había gente buena. Como dice la Wikipedia, pasear por Brugge es como vivir en un cuento de hadas.

Xavi alimentando a los patitos

Hasta que se pone a llover de nuevo. Y es el momento entrar en un bar confortable y beberse una Brugse Zot, una de las cervezas de la ciudad. Muy buena (así cómo el resto de fotos del set).

Tux bebiendo una Brugse Zot

Esperamos hasta que (casi) paró de llover, y entonces iniciamos el camino de vuelta a casa. Charcos. Feria. Estación de tren. Perron en construcción. ¿Parará aquí algún tren? Pues sí que para. Subimos. Xav tocando la guitarra, Xesc comiendo galletitas, Maria resolviendo sudokus y yo escribiendo las memorias del viaje. Cuatro maneras distintas de pasar el tiempo. Antwerpen Centraal. Rotterdam. Delft!

Por fin en casa

Cuando llegamos a Delft pasé un poco de miedo. Xesc quería entrar en un bar, cerca de la estación, dónde tocaba un grupo de rock. Él siempre con ganas de irse de fiesta. Entonces salieron unos tipos fuertotes, le miraron y soltaron una carcajada:

– “How old are you?”
– “28”
– “And you’re playing with dolls?” – señalándome con un dedo acusador. En ese momento temblé en el bolsillo de Xesc. Nos harán daño?, pensaba atemorizado. Suerte que mi amiguito salió del paso diciendo:
– “Oh, Tux! I have just take it with me for fun. Everybody looks at me and laugh when they see him. That’s really funny.”
– “Ok, then you can enter. But I think he can’t. He has not the age. Tomorrow afternoon there is a children film. Then you can go with him.”

Y siguieron riendo. Pero esta vez todos juntos. Al final evitamos incidentes graves y nos fuimos a dormir a casa. Por fin.

Home, sweet home.

Advertisements

7 Responses to Tux se va de viaje

  1. maria (la loca) says:

    ains tux que tierno eres (voz austin pawers), como me gustas pequeñín!!! a la que te comas un bombon belga o gofre no vuelves al pescadoooooooooooo.

    muy cuco el viaje, muy mojados todos (mentes calenturientas, en que pensais???), me puse to loca en instante gofre con fresas y choco caliente y más aún en mi momento nocilla en brugge, la nocilla la pillé del youth-entre-comillas albergue y que subidón……… maria sentadita en la plaza en el suelo, lamiendo el paquetito de pseudonutella, llovía y ni se empanaba hasta que xesc la sacó del extasis-orgásmico y se preguntó: la plaza esta vacía, llueve, que hago aqui???

    seguro que los abueletes del hostel le dan a esa nocilla, así no me extraña que sean unos cachondos…

    ains tux, a la próxima fer(el patatito) también se vendrá de excursión y espero que xav también 🙂

  2. Xav says:

    Gracias por estar ahi amigos. El viaje sin Xesc, Maria, ni Tux nunca hubiese sido lo mismo.

  3. Jefe de becarios says:

    Xesc eres un maldito Friki!
    XD

  4. Tribe says:

    Peazo reportatge, molt bó!

  5. Atak says:

    Buenazaaaa

    MATI ya ves que lindos son los TUX en cualquier parte del mundo !!!

    wena el blog

    Salu2 a To2
    Atak

  6. xesc says:

    Quines rialles! No me reconesc… Crec que aquest és un dels millors posts que he escrit. M’hauré d’espabilar per millorar els nous. 🙂

  7. […] Improving my cultural life. I was also moving around, in “discover” mode. Paris, Köln, Brussels, Torino, Praha & Budapest (post is still in draft), […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: